/* Script de Google Analytics */

dilluns, 26 de novembre de 2018

El difícil arte de convencer

La conversación que estos días mantienen de forma activa dos destacados blogueros del mundo de la formación y el apredizaje, Jesús Martínez y Josean Latorre me ha hecho recuperar este blog para poner "negro sobre blanco" cuatro ideas e intervenir en el diálogo. Lo primero, por lo tanto,  agradecerles la motivación para escribir!

Lo segundo, explicarles que el hecho de no trabajar ya desde el  ámbito y la óptica de una institución dedicada exclusiva e íntegramente a la formación (Escola d'Administració Pública de Catalunya)  sino haberme integrado en una organización "sectorial" que persigue unos objetivos concretos de intervención política y social (l'Institut Català de les Dones) me ha permitido ver algunas cosas que resumiría de la siguiente manera:


  • Cuando el objetivo estratégico de la organización está tan claro, la Ley 17/2015 de Igualdad efectiva de mujeres y hombre  obliga a las administraciones públicas catalanas a capacitar para conseguir que se aplique de forma transversal la perspectiva de género, lo único que hay que hacer es ponerse manos a la obra.
  • Cuando existe un sector y un clamor social que exige que esa la Ley se aplique, como en nuestro caso los movimientos feministas y asociaciones de mujeres, que denuncian las desigualdades, discriminación e injusticia que reproducen las políticas públicas si no se revisan a fondo, la prescripción normativa deja de ser un desideratum y se convierte en un grito en la calle.
  • Es entonces cuando se entiende perfectamente el papel de la "sensibilización", "capacitación" y otras formas de llamar directamente a la necesidad de que se generen cambios reales en las actitudes y los comportamientos de las personas que prestan servicios en lo público. Los resultados de la "formación" dejan de ser un deseo y se convierten en una obligación y no hace falta que me extienda sobre la urgencia de formar a quienes tienen en sus manos la gestión de procesos judiciales y policiales para abordar las violencias machistas.
  • Naturalmente, hay que usar todas las estrategias posibles para convencer de las ventajas, la necesidad y la obligación de cambiar. Y en "todas las estrategias" entran también las formativas y de aprendizaje,  y se ve todo el sentido y la necesidad de dar apoyo a las redes de profesionales que se autoorganizan para compartir conocimiento y mejorar el servicio que prestan (como los Serveis d'Informació i Atenció a les Dones ) a las comunidades que diseñan protocolos de forma colaborativa o a la formación planificada de toda la vida, enfocada a la transferencia,  tal como diseñamos con  @CodinaSylvia @mireia.plana y @scTeresa
  • Este enfoque a la transferencia basada en evidencias  es el caso de nuestro Pla director de formació en equitat de gènere 2017-2020  que prevé, entre otros,  el no poco ambicioso objetivo de conseguir que el 25%  del personal directivo y de mando de todas las administraciones públicas catalanas sepa como transversalizar las políticas de género para el 2020.
Queda mucho por hacer, como todas sabemos! Gracias a Josean y a Jesús por estimular un debate que hay que continuar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada